viernes, 6 de febrero de 2009

La ¿Sagrada? Familia


Desde que Gaudí murió en 1926 a causa de un accidente en el que un tranvía se lo llevó por delante, las obras de la Sagrada Familia han estado siempre en el punto de mira.

Gaudí nunca hacía dibujos y proyectos, pues decía que todo estaba en su cabeza. Si alguna vez los realizaba terminaba cambiándolos a los pocos días o no hacía lo que había reflezado. Era un continuo cambio y evolución. Los pocos dibujos que quedaron por ahí tras su muerte (aunque si hubiera seguido con vida, seguramente habrían sido variados)fueron destruídos en gran medida en la Guerra Civil. Aún así las obras han seguido y seguirán.

Los arquitectos a quienes se les han encargado la continuación no se ven con la capacidad de igualar al maestro por lo que, con muy buen criterio en mi opinión, deciden continuar la obra sin desentonar pero en un estilo totalmente diferente, debido a la historia de la obra, y no intentar mimetizar lo que otro autor habría hecho.

Sin embargo la polémica siempre ha estado ahí. Para algunos lo que se está haciendo está bien, para otros, debería quedarse tal y como Gaudí la dejó, pues es el verdadero artífice. Más polémica surgió aún cuando empezaron a llevarse a cabo las obras del AVE, que para algunos ponían en peligro la estabilidad del edificio. Incluso hicieron un montaje por el cual hacían creer por un momento que realemnte La Sagrada Familia se derrumbaba.



Desde hace un año y medio aproximadamente hay un nueva problemática. Entre discusión y discusión se percataron de que el templo expiatorio carece de permiso de obra. Hablan de la indiscutible excepcionalidad de la obra y que va por otras vías, pero a pesar de ello, no tiene el permiso necesario. Yo me he enterado de la noticia hace poco y me ha llamado muchísimo la atención. Aún así creo que se trata de un tema burocrático sin importancia. ¿Van a echar abajo el edificio?. Por suerte o por desgracia hay chanchullos para miles de temas, un papel no creo que deba dar tanto problema. Pero todo esto salió a la luz porque pretenden hacer una gran plaza estrellada para que se pueda contemplar mejor el templo, pero para ello es necesario tirar dos manzanas y desalojar a 150 familias. Soy amante de los monumentos y obras de arte, pero nunca de darles más importancia que a las personas.

3 comentarios:

MJ dijo...

me encanta este post! superinteresante!!!!!
creo q con que se remodele la plaza que está alrededor es suficiente, y quitar el bar tan horroroso que tenia hace un par de años... así que quizás no haga falta construir esa plaza... :S


o por lo menos que no se les ocurra un proyecto como el de la seta de sevilla...

:D

Anónimo dijo...

Muchas obras tienen parte de su encanto por no haber sido terminadas y por la historia que les rodea (la fachada de San Lorenzo en Florencia, las tumbas de Miguel Ángel...). Y por supuesto, me opongo a proyectos de construir metros que puedan hacer peligrarla o de tirar edificios con las consecuencias que has comentado. Es muy fácil conseguir un equilibrio entre el arte y la vida cotidiana, digo yo.

2 comentarios en 2 post seguidos sin decir ni una pollada, estoy en racha!!! :D

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

Te estás haciendo un hombre mayor y serio....XDD

y ese es el equilibrio justo. hacer convivir la vida y el arte, porque además, para eso está!

Se ha producido un error en este gadget.