martes, 1 de septiembre de 2009

Eva, Enric Clarasó.






Esta entrada simplemente quiere haceros observar y gozar de la imagen.

"Eva" (1904), una obra de Enric Clarasó, escultor catalán del principios del siglo XX. Delicadeza, sensualidad, y dulzura en una mujer que cubre su rostro bajo su pelo y sus manos entrelazadas para conseguir intimidad en su sufrimiento, su arrepentimiento, la conciencia del pecado cometido.

No podemos dejar de compararla con la escultura de Llimona, "Desconsuelo". Ambas con un lirismo poético que abduce a aquél que las ve.


1 comentario:

carmensabes dijo...

Divinas esculturas, totalmente poéticas.

Gracias, un abrazo

Se ha producido un error en este gadget.