martes, 23 de agosto de 2011

Levitando...

Natsumi Hayashi



Sam Taylor Wood




Marina Abramovic

Kerry Skarbakka




Julia Fullerton-Batten




Isabel Tallos







Darzacq





Brooke Shaden





Chagall


Hodler


Goya


Ayer, Nuria G (@veoarte) compartía un enlace en twitter sobre una artista japonesa que presentaba a sus modelos levitando: Natsumi Hayashi. A partir de ahí se creó una conversación entre ella, Pilar (@eldadodelarte) y yo (@composicionn1) sobre los diferentes aristas que han llevado a cabo este lenguaje.

Fueron muchas las artistas que aparecieron en la lista. Julia Fullerton-Batten, Isabel Tallos, Sam Taylor, Brooke Shaden,... Cada una a su estilo y con una manera especial. Pilar por ejemplo, interpretaba la obra de Isabel Tallos algo más comercial o más publicitaria, mientras que veía en Fullerton-Batten o Brooke Shaden unas fotos más "artísticas". Yo no puedo evitar mi personal debilidad por Fullerton-Batten, pero me fue muy gratificante conocer a artistas nuevas. Brooke Shaden me pareció impactante y me volvía reencontrar con Sam Taylor, en la que nos ha parecido ver la pionera de esta moda/tendencia. Natsumi Hayashi parece envolver su fotografía en un mundo poblado, en la dinámica de la ciudad, el movimiento, el caos, la vida rápida,... mientras que las demás parecen detenidas en un espacio de soledad, de misticismo. Es también el caso de la serie sobre Santa Teresa que Marina Abramovic llevó a cabo en la cocina de la Laboral de Gijón. Hoy encuentro además a Kerry Skarbakka y a Denis Darzacq.

¿Qué quieren decir estas obras? ¿qué prentenden hacernos sentir? Cada una a su manera, a mi me parece un stop en el mundo de caos actual, una evasión de esa vida rápida que por un momento apartamos para dejarnos llevar por la ingravidez de los sueños. Muchas veces llevando a cabo una lucha con nosotros mismos como parece percibirse en algunas imágenes de Fullerton-Batten en las que las modelos parecen empujadas por una fuerza superior que procede de su propio interior. Skarbakk, sin embargo, puede ser el que se distancie un poco más de esta interpretación. En sus obras la gente vuela, pero no levita, suelen estar en medio de una caída sin remedio gracias a la gravedad, un resbalón, la escalera, la bici, la bañera,...

Igualmente, dándo vueltas sobre el tema de si fue realmente Sam Taylor las pionera de esta tendencia, me gusta echar la vista aún más atrás, fuera de este mundo de fotografía contemporánea. Y ahí es donde encuentras obras como "El vuelo de brujas" de Goya; las innumerables escenas de Chagall en las que él y su enamorada volaban gracias a sus sueños cumplidos junto con cabras tocando el violín por los cielos de París; o las mujeres danzantes de Hodler, que aunque con los pies aún en el suelo parecen próximas a pegar el salto y danzar por las nubes.

¿Será esta reflexión fuente de las que beben consciente o inconscientemente estos artistas? Quién sabe, pero me gustaría agradecer a Nuria y a Pilar estas entretenidas conversaciones online en las que siempre se aprende algo nuevo.

domingo, 21 de agosto de 2011

¿Quién es... CIG HARVEY?



















La joven fotógrafa (Londres, 1973) Cig Harvey no tiene mucha publicidad en nuestro país, sin embargo es una de las grandes en Estados Unidos, donde actualmente reside (Boston).

Sus fotografías son delicadas, sensibles, deliciosas. Con unos colores planos de cortes nítidos cuenta historias a medias, preparadas para que el espectador imagine. En sus fotografías raramente podemos ver el rostro de la modelo, normalmente de perfil, espaldas o con algo que la tape. Otras veces incluso opta por cortar el encuadre en el cuello. Quizás para hacernos sentir identificados, quizás para no llamar nuestra atención hacia el "quién es" sino el "qué sucede". Sumado además a que en el rostro se muestran las emociones, nos deja aún más libertad al no mostrarnos cuál es el estado anímico de la chica.

Enfoca grandes superficies planas, en muchas ocasiones paisajes desolados, a veces tan sólo basta con una habitación para dar esa sensación. Pero sin embargo, no nos da una sensación de misterio, lúgubre, miedo,... no. Es una fotografía que a pesar de no llegar a mostrar a "nadie" y hacerlo en solitario, en la mayoría de las ocasiones nos ocasiona una leve sonrisa de felicidad.

Aunque ha conseguido numerosos premio de fotografía, expuesto en cantidad de galerías e incluso en Museos (como el Museo de Bellas Artes de Houston o el Museo Internacional de fotografía en Rochester, NY), la mayoría de sus fotografías nos es más fácil de encontrar en revistas. Trabajó para Ralph Lauren, es portada de Maine, Bazaar, Surface, New York Magazine,...
Se ha producido un error en este gadget.