lunes, 27 de octubre de 2008

Lo subjetivo del arte




Hace unos días me fui con una de mis compañeras de piso a comer al Retiro. nos cogimos nuestros bocatas y en plan picnic nos sentamos frente al Palacio de Cristal que las dos habíamos visto tan sólo en las películas de Celia (con sus correspondientes policías a caballo). Cuando ya nos íbamos para casa, pasando por delante de la escultura del Ángel Caído, vimos que dentro del palacio había una pequeña exposición de escultura del artista gaditano Evaristo Bellotti.

Ya sabéis que me encanta el arte contemporáneo. Cuando entramos no vimos nada... sólo un charco de agua en el centro. Pronto nos llamó la atención un pequeño cartel que decía "Si desea pisar la zona con agua, por favor, descálcese". ¿Si desea pisar la zona con agua?. En lugar de quitarnos los zapatos y pisarla, simplemente la rodeamos. El centro tenía más cantidad de agua y los alrededores tan sólo un poco. Según me fui acercando me di cuenta que el mármol del suelo estaba tallado con unas pequeñas curvas más marcadas en las piezas centrales y más leve en los extremos, por ello la acumulación de agua. No podía creerme que aquello fuera "la escultura" que anunciaban al exterior. Rodeamos la zona completa para ver si aquellas escaleras que había al fondo nos llevaban a algo más, pero tan sólo era el acceso a los baños. Nos reimos y dicidimos irnos a casa. Gracias a Dios a la salida daban un tríptico explicativo de la obra. Contaba que era una escultura realizada expresamente para el Palacio de Cristal. Pretendía recrear un pequeño trozo de exterior. El Palacio de Cristal permite que según temperaturas y la luz que penetra la obra vaya cambiando por la evaporación del agua,... y nosotros, al pisarlo seríamos la parte viva de ese exterior que culminaría la obra.

Mi pregunta es, ¿realmente el autor tiene una intención y recrea todo eso? ¿o simplemente a cualquier cosa se le puede buscar un sentido profundo y parecer más de lo que relamente es?, como planteo en la encuesta del lateral del blog,... ¿Qué es lo que más se debe valorar en una obra de arte? ¿la originalidad? ¿la técnica? ¿lo que quiere expresar el artista? ¿su simbología? ¿o es un compendio de todo? ¿quién decide si una "obra de arte" se merece ese título? ¿por qué una obra puede pasar de ser una porquería a ser un icono mundial? Es lo que tiene el mundo del arte, es subjetivo, difícil de explicar, y siempre habrá una persona con un réplica a tu opinión. Es ESO lo bonito de "las letras".

1 comentario:

Paula dijo...

Precioso este post. Buen comienzo!

Se ha producido un error en este gadget.