jueves, 2 de abril de 2009

Los ojos abiertos de Picasso


¿Existe la perspectiva? Si es así, ¿cuál es la real?. ¿Lo que vemos es perspectiva?. Es más, ¿lo que vemos con los dos ojos, o lo que vemos al cerrar uno de ellos y enfocar?. Ayer hice un experimento. Si me siento en un banco de un parque y cierro un ojo, sólo veo un fino tronco de árbol frente a mi. En cambio, en esa mismo situación, abrí los dos ojos y encontré tras ese árbol, algo más alejado, a un niño jugando. Si digo la verdad, encontré varios árboles y varios niños, pues, al no enfocar, la imagen estaba distorsionada y multiplicada. ¿Es eso una distorsión?.

Algo así es lo que explica Picasso, pero a tra´vés del rostro de su amada antes de ser besada. Si abrimos los dos ojos, veremos un doble rostro. Dos perfiles fusionados. Ahora mismo, mientras lees, puedes hacer la prueba, acércate a la pantalla y mantén los dos ojos abiertos, verás como las letras bailan entre ellas. O acércate tu propia mano, y dejarás de tener tan sólo cinco dedos. Esto es, exactamente lo que hacían los cubistas. Picasso, en concreto, en los retratos de su amante Marie-Thérèse Walter, creaba esta visión. Pintaba dos perfiles, hablaban de distorsión, pero como dice David Hockney “no pueden ser distorsiones, porque son realidad” 1. La miraba de cerca, la examinaba durante horas mientras ella estaba tumbada en la cama, estudiaba su rostro muy de cerca. “Este doble perfil, como lo llaman, es sólo que siempre tengo los dos ojos abiertos. Todo pintor debería tener siempre los dos ojos abiertos. Quizá se pregunten cómo se llega a ver verdaderamente, con un ojo o con dos. Es sencillamente la cara de mi amante, Dora Maar, cuando la beso”

Al cerrar un ojo, perdemos profundidad, y pasamos toda nuestra percepción a una imagen plana, todo a una misma altura, como si de un lienzo se tratase. Entonces plasmamos esa imagen y nos parecerá un cuadro abstracto, o cubista quizás, pero es, simplemente, lo que percibimos, lo que vemos, lo que hay, pero nuestra mente ha aprendido a racionalizar esa imagen y aunque la percibamos plana, la entendemos tridimensional.

En el Renacimiento, crearon la perspectiva artificialis,por la cual racionalizaban el espacio que veían, como hace nuestro cerebro, y pintaban esa racionalización. Es lo que estamos acostumbrados a ver, o más bien, CREER ver. Pero además, ellos eliminaban cualquier atisbo de distorsión, suprimían lo borroso y lo hacían un objeto totalmente nítido. Era una perspectiva por la cual podíamos ver un espacio enorme, calles, plazas, incluso un interior menor, pero siempre desde lejos, sin llegar a esa intimidad en la que tener los dos ojos abiertos, sentir la cercanía, nos puede llevar a confusión.De esta manera, se podría llamar a este nuevo espacio, a esta nueva perspectiva “El espacio táctil” y a la perspectiva convencional, “El espacio visual”.

Pero entonces, ¿la perspectiva no es sensible?. En este caso, se reduce a una conjunción matemática. Como la llama Diderot “es un espacio para ciegos”. Y realmente parece ser así. No importa no poder verla, si unes trazos isométricos con reglas y cálculos, puedes crear una perspectiva perfecta sin haberla contemplado jamás. En cambio, una perspectiva como la de Picasso, necesita ser vista, necesitas sentirla para poder reproducirla, no es un simple cálculo. En este caso, también volviéndome a una experiencia personal, puedo recordar como en el colegio, en clase de dibujo, nos entregaban a cada alumno un folio cubierto por líneas isométricas, y que, colocándolo bajo nuestro formato de dibujo, podíamos calcar líneas y crear una perfecta ciudad en perspectiva. ¿Es esa la perspectiva real?. Lo sea o no, lo que está claro es que es una perspectiva insensible, apta, como Diderot dice, para invidentes.






PD: Ha sido un post un tanto largo, pero espero que les haya resuelto algunas dudas.:D

3 comentarios:

manu dijo...

genial el post...muy interesante, me encanta la referencia a Hockney que el tío se pasó media vida tratando de entender a Picasso jajaja. un beso guapa

Curro dijo...

Interesantísimo, seguimos con detalle tu cada vez más destacable experiencia a la hora de mostrarnos "arte" (mejor entre comillas)!

Un beso!

Paula dijo...

Muchas gracias por espabilarme, guapísima ¡Lo necesitaba!
Tendrás más noticias pronto.
Me ha encantado este post sobre la perspectiva.
¿Acaso no pasa un poco igual con todo en la vida? Una cuestión de perspectiva ¿no?
¡Ojo!

Se ha producido un error en este gadget.