viernes, 10 de abril de 2009

Perugia, Asís, el medievo de hoy







Los años y los siglos pasan, pero por suerte, hay ciudades que parecen haber quedado congeladas en un tiempo, que para ellas, fue mejor. Siguen la vida de hoy, pero a la vez se ha mantenido esa estética medieval y renacentista que envuelve a las ciudades italianas de Perugia y Asís. Es increíble la sensación de mirar grabados de la época y no tan sólo poder reconocer la plaza en la que estás sentada, sino ver que sigue TAL CUAL.

Durante los días afortunados que he estado allí, no he podido parar de imaginar la sociedad de la época en el mismo entorno en el que yo me encontraba. Las jovenes, hijas de comerciantes o ricos nobles, entrando corriendo por las escaleras del palacio, pobres hambrientos por las esquinas de las calles, las antorchas pendientes de los muros de piedra, el comercio de telas y demás útiles en la plaza,...

Asís (o Assisi en su idioma original) es como un plató de televisión recreando un escenario. La ciudad es patrimonio de la humanidad, y es que es increíble andar por sus calles (eso sí, repletas del comercio de souvenirs de pequeños y no tan pequeños "San Franciscos"), viendo a franciscanos caminando por los pequeños callejones. Visitar la Basílica de San Francisco y contemplar los cientos de frescos, entre ellos los de Giotto, afamado pintor del treccento, y pensar que es entrada gratuita, algo sorprendente hoy en día en un lugar al que acuden tantísimos (más de los que yo imaginaba) turistas, a pesar de tratarse de Iglesias, un lugar, supuestamente, de todos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.