viernes, 12 de junio de 2009

Todos tenemos malos episodios en nuestras vidas, Frank Lloyd Wright, también.


Frank Lloyd Wright, un arquitecto de éxito indudable, pero su vida no fue tan exitosa.

Cuentan que la profesión le fue dada desde que se encontraba en el vientre de su madre, pues ésta, durante el embarazo llenó su dormitorio de posters de arquitectura que serían trasladados al dormitorio de Frank en el momento de su nacimiento y desde bien pequeño sus juguetes se reducían a tacos de madera para lograr que se interesara por la construcción.

La vida en familia durante su infancia fue algo tormentosa, pues su padre era incapaz de mantener un empleo y la pareja finalmente se separó. El apoyo de Frank por su madre se demuestra al ver como tornó el orden de sus apellidos, pues en un principio su nombre era Fran Wright Lloyd ¿Suena raro, no?

Nuestro arquitecto se enamoró de una joven llamada Catherinie Tobin, se casa, tienen seis hijos en común, Frank había sido contratado en una constructora como dibujante,... Se esperaba una vida próspera y feliz, pero las apariencias engañan.

Frank tenia caprichos demasiado caros, y tuvo que buscar trabajo fuera de la constructora Sullivan. Al ser descubierto fue despedido. Pasaba mucho tiempo con sus hijos y su mujer Catherine empezó a colmarse de celos pues siempre había sido ella la encargada de los hijos y él, el encargado de la arquitectura. Frank decide entonces separarse algo más de sus hijos hasta llegar al punto de prohibirles que le llamaran "papá". Esto no sólo lo distancia ellos, sino también de su esposa, en cambio, hace que se estreche con su vecina y dueña de una casa diseñada por él, Mamah, casada y madre de un hijo. Escapan, abandonan a sus respectivas familias y se trasladan a vivir a Berlín. Pero la estancia allí durará poco, Wright quiere ver a sus hijos, aunque se ha quedado sin dinero.

Con un préstamo construye una casa en Wisconsin tan integrada en el ambiente como siempre le gustó. Pero ocurre entonces el incidente más trágico de su vida. Contrata a un matrimonio para que trabajen en la casa como mayordomo y cocinera, Julián Carlton y su esposa. Éste tuvo problemas con Mamah, aún se desconoce la verdadera razón, pero el mayordomo entra en un estado de histeria y rocía la casa con gasolina y le prende fuego. Deja una sola puerta para poder salir donde se coloca con un hacha y mutila a todo aquél que logra escapar de la casa en llamas. Las 7 personas que estaban en la casa murieron, ya fueran quemadas, asfixiadas o mutiladas por el hacha. Mamah fue una de ellas y suspuso un duro episodio para Frank.

Tras esto recibe una carta de Miriam Noel, una desocnocida conmovida por la historia acaecida, que le escribe para prestarle su apoyo y hacerle saber que quiere conocerle. Finalmente establecen uan relación y se convertirá en su segunda esposa tras conseguir el divorcio definitivo con la primera. Pero la relación es fuertemente tortuosa, ella es adicta a la morfina y tienen muy mal carácter. Se separará de ella y comenzará una relación con una joven de tan sólo 26 años de edad, Olgivann Lazovich que será madre de una hija en común con Wright. Pero Miriam, celosa por esta nueva relación, les acosaba a ambos y consiguió que se quedaran totalmente en la ruina.

Su familia y su trabajo empezaron a darle la espalda, pues nadie quería tener nada que ver con una vida tan escandolosa. Fue muy criticado por usar a estudiantes para que le ayudaran en sus proyectos, acusado de explotarles. Olgivann le empujó a escribir una autobiográfia que le ayudó a que le vieran con otros ojos y poco a poco fue mejorando su situación. Creó su famosa "Casa de la Cascada", fue contratado por la compañía Johnson & Son.

A partir de ahí, y sobretodo tras la II Guerra Mundial, los encargos a Wright empezaron a crecer como la espuma. Pero a pesar de ello, seguía siendo blanco de críticas como sucedió con su último proyecto, el gran Museo Guggenheim de Nueva York. tuvo numerosas discusiones con el propio Salomón Guggenheim y tras su muerte, con sus herederos, cuando finalmente empezó a construirse, cantidad de artistas mandaban cartas criticando la imposibilidad de colgar las obras en paredes curvadas. Pero Frank, acostumbrado a la crítica y a las desgracias seguió adelante. Murió poco antes de su culminación y hoy día es uno de los museos internacionales más importantes tnto por su colección como por el propio edificio.

Fran Lloyd Wright fue enterrado bajo el lecho de Mamah y hoy día es considerado uno de los mayores arquitectos del siglo XX. A pesar del éxito del que goza hoy día, su vida, como hemos visto, no fue la que todos desearíamos.

2 comentarios:

aLeTheia dijo...

Cuando veo estas entradas tengo la necesidad imperiosa de buscar en google obras de estos personajes de los que me habals y tan poco sé... gracias por culturizarme! :) un besito!

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

Y cuando yo veo estos comentarios tengo la satisfacción que necesito para seguir con el blog!
Muchas gracias!

Se ha producido un error en este gadget.