domingo, 11 de abril de 2010

Fotos de carné de 3 metros. Chuck Close.






Esta vez, el hiperrealista es otro.

Chuck Close, fue uno de los que más llamaron mi atención cuando hace unos años empecé a estudiar el hiperrealismo.

La creación de este artista se basa en tomar fotografías de tamaño carné y reproducirlas con total exactitud en un formato mucho mayor. Es tanta la perfección que llega incluso a reproducir en sus obras el peuqeño desenfoque que pueda tener la fotografía. Como si fuera uno de esos cuadernos que teníamos de pequeños donde nos aparecía un dibujo cuadriculado qeu teníamos que repetir en la página posterior también cuadriculada, Chuck Close reticula las fotografías y los lienzos para llevar a cabo la pintura. Reproduce cada pelo, cada arruga, cada poro.

En 1988, antes de una conferencia, empezó a sentirse mal, y al finalizar ésta, se acercó al hospital. Salió de allí siendo parapléjico. Gracias a Dios, poco a poco ha ido recuperando movilidad en piernas y brazos, y hoy día sigue pintando con un invento para agarrar el pincel a su mano. Por muy difícil que parezca, sigue haciendo unas obras increñibles.

Es un pintor que además innova mucho en sus técnicas. Me llama también la atención, otra modalidad en la que la reticulación de las obras se convierte en pequeños rectángulos en los qeu dibujar con diferentes colores cículos, rayas y formas que, visto desde lejos crean una imagen homogénea para hacer aparecer el rostro. En este caso podríamos comprarlo con esos posters que forman una imagen a partir de pequeñísimas fotografías.

Para ver las proporciones que llega a conseguir, os dejo unas imágenes que tomé hace unos años en el Metropolitan de Nueva York, me dejó impresionada.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.