martes, 17 de enero de 2012

¿Es posible una cultura con financiación privada?

Hace unos días el Prado anunciaba su apertura los lunes gracias a la financiación de Telefónica. Una vez más, la crisis. Oímos por todos lados un cambio de ley, de la ley de mecenazgo. Una ley que aún no se ha terminado, pero que no le queda mucho. Ayer el Ministro Jose Ignacio Wert anunciaba que el anteproyecto está en fase avanzada de elaboración. Aún no se saben los detalles pero a groso modo viene a privatizar la financiación de la cultura. Más ingresos de entidades privadas y menos del Estado. ¿Afectará esto a la calidad, variedad y difusión?

En la financición de la cultura, existen dos modelos básicos. El Latino (el nuestro, y el de la mayor parte de Europa actualmente) y el Anglosajón. El Anglosajón está mucho más privatizado, y el Latino es un modelo que se ayuda más de las subvenciones del Estado. ¿Cuál funciona mejor? Para saberlo lo mejor es el siguiente cuadro comparativo de los principales museos del mundo en 2007 (cantidad en dólares)*:


Botón derecho sobre la imagen+"ver imagen" para visualizarla a mayor tamaño


 En él podemos hacer la siguiente observación: Nuestro Museo del Prado recibe del Estado casi un 55% del beneficio total del Museo, a través de entradas consigue algo más del 18%, y a través de entidades privadas y actividad comercial recauda alrededor del 27% y sus ingresos totales son algo más de 36 millones de dólares. Sin embargo, otro gran Museo como el Metropolitan de NY recibe del Estado Norteamericano tan solo el 19,5% de sus ingresos totales, financiándose a través de un 17% de patrocinio y mecenazgo privado,  un 8,5% de entradas de los visitantes, algo más del 35% de del total por su actividad comercial y un casi un 20% de otros ingresos. Esto nos da a entender que incluso se puede abaratar el precio que los visitantes pagan por entrar (en Reino Unido, por ejemplo, los museos no cobran entradas, sino un donativo voluntario), puede financiarse un gran museo con gran actividad y grandes ingresos. El Museo del Louvre ha generado grandes ingresos con la famosa "Carrer del Louvre" donde en galerías subterráneas que desembocan en el museo encontramos una gran oferta de tiendas, restaurantes,... que aportan un porcentaje de sus ingresos al museo francés.

En ningún momento quiere darse a entender que la aportación del Estado sea innecesaria. Para que un museo funcione deben colaborar todas las partes fomentando un sistema mixto, pero bien gestionado una bajada del dinero público no tiene porqué suponer pérdidas de la calidad o empeoramiento del acceso a la cultura. Simplemente hay que saber fomentar otras áreas de los museos (tiendas, financiación privada, asociaciones, eventos,...)

Así pues, no entremos en pánico con esta ley sino cambiemos el chip y esforcémonos porque TODO salga adelante.




Gracias al IArt y Óscar Garcinuño por las clases útiles e interesantes sobre Financiación de Eventos Culturales.

*FUENTE: HERRERO, Quionia [Supervisado por MUÑOZ-SECA, Beatriz y RIVEROLA, Josep. “Una breve introducción a los museos”. Nota Técnica del Programa Un nuevo enfoque en la Gestión de Instituciones Culturales, Madrid: IESE, 1,2, 3 y 4 de Junio de 2009.

25 comentarios:

Pilar dijo...

Si es que el problema no esta tanto en 'de donde viene el dinero' sino, qué hacemos con él. Si pretendemos traer al artista primo de nuestro amigo o al artista que pueda aportar y crear un discurso interesante para el público. En ocasiones las propuestas culturales no son interesantes ni para las personas interesadas en cultura, cómo vamos a esperar que vaya alguien 'foráneo' a ésta? Es imposible. Respecto a los modelos, cómo bien explicas, creo que el grito al cielo siempre es la primera reacción, pero que fundaciones privadas apuesten por la cultura siempre es de agradecer, el Estado ya está con la soga al cuello, así que gracias a Telefónica por apostar por el Prado, ojalá otros muchos museos más pequeños dispersos en España contarán con apoyos privados para sacar adelante sus propuestas.

Pilar
El Dado del Arte

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

El problema es el dinero sin explicaciones. No digo, ni muchísimo menos, que se le pongan impuestos ni nada así, sino que si yo te presto un dinero me lo devuelves, sin nigún interés, y así te esforzarás por hacer algo que merezca la pena para poder devolverlo y además el Estado podrá prestarlo para otro proyecto nuevo y no que se pierdan en un proyecto perdido "del primo de mi amigo" y nunca más se supo.

Pilar dijo...

Yo después del caso Moritz, creo que pocas cosas más me pueden sorprender XD

http://eldadodelarte.blogspot.com/2012/01/nos-hemos-cargado-la-cultura-inercia.html

Un tío al que le pagan 5.500€ al mes por gestionar un centro que no existe, demasiado conceptual para mí... :D

Saludos, Pilar.

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

DEsde luego , en eso nio soy capaz de comentar. Me parece tan... ¿abstracto? ¿absurdo? ¿impensable?

Pablo dijo...

Desde luego la financiación de la cultura, ya no sólo del arte, necesita un replanteamiento en España. La cultura no tiene porqué ser un gasto, sino que ha de ser una inversión. Apostando por la máxima calidad tendremos un producto bueno y reconocido, y además, será rentable.
La cultura también es un negocio, y cada institución cultural debe buscarse sus medios para generar ingresos y depender menos del estado o de aportaciones puntuales.

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

Está claro que puede ser rentable, pero sobretodo que es una INVERSIÓN de FUTURO, no sólo en cuanto a la economía, y eso no hay que olvidarlo nunca, porque de hecho probablemnte sea de las mayores inversiones que se pueden hacer...

juanbeard dijo...

Creo que no es tan sencillo como lo planteas. En primer lugar te estás refiriendo a los 5 o 6 museos más importantes del mundo. Estos museos tienen una atracción de público intrínseca a su fama que pueden dedicarse a "negocios" más allá de cobrar entrada y recibir dinero del estado. Pero en el caso de museos menos importantes no está tan claro. En segundo lugar, la ejecución de obras necesarias para hacer este tipo de "museos-centro comercial" que planteas, probablemente deberá provenir de financiación privada, o sea que el museo se endeudará con un privado para hacerlo (o firmará un convenio) y al hacer esto deberá resignar parte de su "soberania cultural" y recibir presiones de estos privados si no reciben la afluencia de publico esperada. Yo creo que no hay nada bueno que pueda salir de la mercantilización de la cultura, la "eficiencia de los mercados" es sólo económica y en un museo la prioridad es otra, para cultura mercantilizada ya tenemos la TV y está claro para que lado va...

juanbeard dijo...

creo que debo hacer una corrección técnica: utilizas la palabra "beneficio" como sinónimo de "ingresos" y no es correcto. Entiendo que te refieres a los ingresos de los distintos museos. El beneficio sería la diferencia entre ingresos y egresos (gastos).

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

@juanbeard, Cierto que nunca las cosas son tan secillas. Se usan los museos principales como modelo, claro que en los museos más pequeños no tienen las mismas infraestructuras pero hay que pensar modelos de financiación diferentes al Estado, porque lo que está claro es que de donde no hay... cada vez se podrá sacar menos. No podemos quedarnos de brazos cruzados y decir !ay de mi que el Estado no me da lo que necesito! si no idear otros medios. Las obras del Louvre costaron mucho dinero, es cierto, pero en el Museo del Prado hace unos años también se hizo una gran remodelación y ampliación y nadie se paró a pensar cómo podría ser más rentable. El ejemplo está en que en el principal museo del país no puedes poner una mini tienda a la que además es necesario que pagues entrada para comprar algo. Tendría que ser accesible a cualquiera que quisiera poder comprar por ejemplo un libro,... No podemos olvidarnos que aunque la cultura sea algo indispensable, bonito y muy místico, al final, mueve mucho dinero, y hay que saber administrarlo, conseguirlo y gastarlo

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

@juanbeard, En eso debo darte la razón, he de corregirlo.

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

Y sigo recalcando que lo necesario es un sistema mixto, NUNCA que desaparezca la financiación del Estado

aude dijo...

Personalmente creo que la cuestión no es tanto si es posible sino ¿es recomendable la inversión privada? Y si lo es, ¿hasta que punto? Estoy con juanbeard y asumo sus argumentos en que es muy peligrosa la mercantilización de la cultura, cuando debe poseer un valor intrínseco. Dicho esto, también creo necesario que se mejoren los cauces de financiación privada para alcanzar un sistema de financiación mixto, para poder costear los proyectos que al estado no le alcance PERO sólo y exclusivamente bajo criterios muy estrictos de regulación pública. Por ejemplo, limitaciones temporales para la adjudicación de los concursos y reparto proporcional de los beneficios entre el estado y el inversor

Via_di_uscita dijo...

Yo estoy contigo en la financiación mixta. Creo que, el que intervengan dos fuerzas diferentes puede hacer que se corrijan errores de gestión y además, que alivia el peso a las administraciones públicas que no pueden hacer frente a tanto patrimonio como tenemos. Con ello, también creo en el cobro de entrada, aunque sea mínimo. Si el teatro, cine y otros eventos culturales son pagados, por qué los museos no?. Lo que sí me da miedo es la palabra "privatizar". No creo que lo público se deba privatizar, creo que debe participar lo privado de lo público, pero sin que cambie el "propietario" del bien, en este caso, los españoles con los museos. Ese matiz para mí es muy importante, ya que, en la práctica, lo cambiaría todo.
Muy buen post. Un abrazo grande :)

juanbeard dijo...

Creo que la financiación mixta no se discute. De todas formas creo conveniente diferenciar entre un museo de iniciativa privada (que puede contar con subsidios o exenciones de impuestos por parte del estado como ayuda a su financiación) y un museo creado y dirigido por iniciativa pública. Creo que un museo de iniciativa pública debe provenir de una decisión que de alguna manera está legitimada como "de interés cultural" y en ese caso tiene sentido que el estado (mi estado como lo llamas) financie al 100% (si hiciera falta) "mi museo" porque es algo que nos interesa a todos (o a una mayoria) desde un punto de vista cultural, independientemente de su rentabilidad como empresa. La discusión sobre si el estado está con la soga al cuello o no es mucho más profunda y supongo que amerita un blog aparte (mi particular opinión es que el estado se ha puesto la soga al cuello solito, y no se la quiere sacar). En todo caso la discusión de la utilización de los recursos del estado puede abrirse al público y que todos podamos decidir si se invierte en drear empleo y subsidiar la cultura, o en financiar a los bancos, a la iglesia y a las grandes fortunas (directamente o a través de rebajas impositivas). Lo que me parece más importante de todo es que se plantee el debate, y se abra a la sociedad, y que no nos olvidemos que las leyes tienen que ser "nuestras leyes" y defender nuestros intereses.

juanbeard dijo...

Es rescatable la experiencia de los grandes museos sobre fuentes de financiación alternativas, y sería éticamente destacable que los directores de museos con financiación pública se plantearan utilizar estas fuentes y dijeran al estado "hemos conseguido otros 5M€ de otras fuentes y por lo tanto descuentalos de mi partida de este año" pero lamentablemente las cosas no se hacen así, y eso en parte es por culpa de esta adoración mística sobre la eficiencia de los mercados. Creo que mientras este mundo sea una arena de combate darwiniano en la que sobrevive el que mas eficientemente gana dinero (sin importar otra cosa) la ética está en un plano cuaternario (tan lejos como millones de años atras). La cultura es algo que deberíamos intentar mantener de fuera de esa idiosincrasia...

Unknown dijo...

Lo ideal sería que el Estado ofreciese mayores ventajas a las empresan que participan en la Cultura. El ejemplo de Norteamérica nos enseña cómo una empresa obtiene grandes beneficios fiscales gracias a su aportación económica en proyectos culturales.

Aquí se hace pero a muy baja escala, lo que parece que no vemos es que el Estado, las instituciones culturales y las empresas privadas saldrían beneficiadas con una adecuada gestión económica. La Ley de Patrocinios debería ajustarse así el resultado sería positivo para todas las partes.

juanbeard dijo...

@unknown yo no sé si tomar el ejemplo de estados unidos. Me parece que a veces se sobreestima este tipo de soluciones. Las empresas en general obtienen beneficios (en forma de reducción de impuestos) mayores que el dinero que destinan a la cultura (si no no lo harían, está claro que les sale rentable economicamente, a pesar de los sueldazos que cobran los empleados de sus fundaciones, que insumen una parte importante de este dinero que el estado considera invertido en cultura). Entonces no sería mejor que el estado cobre esos impuestos y gestione el dinero por si mismo? De esta manera podría dirigir los recursos a los proyectos de interes general, evitando los desvios de fondos a otros fines no culturales o que no interesan. Yo no creo en los reyes magos, ni en el altruismo de las empresas. Lo mismo con los partidos políticos, por que permitir que las grandes empresas financien a los partidos politicos, si todos sabemos que luego son serviles a los intereses de quienes les pagan? El bien público (sea cultural o de otro tipo) es algo que no debe quedar fuera de las manos del estado.

Pablo dijo...

@juanbeard Evidentemente el estado debe fomentar y preservar la cultura, pero eso implica algo más que dar unos cuantos millones a los museos. Creo que hay que ser exigente con la cultura, que no sea simplemente otro apartado en el apartado de gastos. La introducción de capital privado no tiene porqué suponer una pérdida de la soberanía cultural por parte del estado, pero sí puede ser una oportunidad para potenciar la cultura, porque la cultura sigue siendo un mercado, si la oferta es mala no hay demanda, y ¿qué es la cultura si no es capaz de llegar a la gente? Estoy hablando de calidad, y un mejor aprovechamiento del negocio que permita crecer al museo. La financiación privada no es alguien que ponga dinero y utilice el museo en función de sus intereses, ha de ser negocios que se beneficien de la imagen del museo y que le reporten a éste parte de su beneficio.

Santiago Gómez Carreras dijo...

Felicidades por el post.
Muy interesantes todos los comentarios.
Creo en una finaciación mixta, y en una apuesta más innovadoa por parte no solo de las instituciones que ayuden a los museos, sino de los museos mismos. Se deben plantear propuestas modernas, y actuales adptadas a los tiempos, no consiste solo en tener una web, hay mucho más que deben hacer. Conseguir propuestas que hagan del museo un espacio atractivo, donde los visitantes participen más, y se encuentren cómodos. Por otro lado la publicidad museística debe mejorar, deberían unirse los mejores museos de cada localidad y anuncierse hasta en la tele. Compartir paquetes con otras empresas, viajes, hoteles, casas rurales, restaurantes, alquileres de coches, etc.
Vivimos en el siglo XXI.
Aunque admito la dificultad del tema a tratar.
Si el debate está abierto, será más fácil encontrar otras alternativas.
Saludos

juanbeard dijo...

@Pablo evidentemente sería interesante que las empresas financien cultura con fines publicitarios (asociar su imagen a la del museo) y no como medio de evasión de impuestos. Pero eso no pasa hoy en dia. Las empresas no "ceden parte de sus beneficios" si no que aprovechan para no pagar impuestos, para pagar sueldazos a parientes y amiguetes, para desviar fondos, etc. Por eso me pregunto si no es mas eficiente que el estado recaude la totalidad de impuestos y gestione la financiación de la cultura (evidentemente no solo hablamos de museos). O quizas podríamos auditar a las fundaciones que se benefician de reducciones de impuestos (y de paso a las empresas). Otro problema es medir la cultura en funcion de la popularidad, quizas es mejor dedicarle otra discusión a ese tema.

Pablo dijo...

@juanbeard El problema es que el estado no lo administra precisamente bien ni busca un modelo eficiente para la financiación de la cultura, y mucho menos se puede confiar en que no se desvíen fondos o se favorezca al amigo. El estado debería preocuparse más de en qué se invierte el dinero que da, y qué beneficio se obtiene de la inversión. Otro punto, que depende del propio museo, es la actividad comercial; cada museo debe exprimirla, sacarle tanto partido como pueda porque es otra fuente más de ingresos y puede llegar a ser muy importante (35%) y además en muchos no hace falta inversión, pero sí cabeza. ¿No tendría sentido que la librería de referencia en el campo del arte estuviese en un museo? Y hay muchas más ideas que se pueden llevar a cabo, pero hay que tener la mente abierta a crecer, y no a conformarse con lo que reciben del estado y las aportaciones privadas.

juanbeard dijo...

@Pablo
Estoy de acuerdo contigo en general, excepto en (que considero un prejuicio) que lo que se maneja directamente por el estado sirve para que "se desvíen fondos o se favorezca al amigo". Las fundaciones sirven específicamente para el fin que mencionas, además de evadir (o minimizar) el pago de impuestos. Si miras quienes son los altos cargos de fundaciones encontrarás que muchas veces están relacionados con la familia de los propietarios de la empresa "madre". Estas fundaciones dedican una parte importante a estructura, patrimonio, sueldos y publicidad (a veces más que lo que dedican a la cultura propiamente dicha). Nadie controla que hacen con el dinero (vease caso Nóos, Palau de la Musica, etc, etc) ni a qué artistas "benefician". O sea que estamos asignando una eficiencia a la financiación privada que no tiene realmente. Evidentemente el estado puede mejorar su eficiencia, no sólo en el destino de los fondos propios, si no en el control del destino de los fondos que deja de recibir de parte de las empresas que "invierten en cultura".
Ahora respecto del "beneficio de la inversión" espero que no hablamos de dinero. La cultura no tiene por que ser "rentable" hablando en dinero, cumple un rol social que está por encima de eso.

Agueda Beatriz Esteban Gallego dijo...

EStoy de acuerdo y desacuerdo con muchas de las opiniones de aquí, pero también eso es lo bonito. Que haya diálogo y diferentes opinoines hace que las cosas evolucionen.

Sin embargo @juanbread, creo que hay un problema con lo último que dices. Creo qeu está bastante claro qeu soy una enamorada del arte y la cultura (aunando todos sus ámbitos) y lo que quiero es que se potencie, que llegue a todo el mundo, se difunda y crezca. Pero para eso también es necesario desacralizarla. Sería muy bonito que la cultura creciera sola, pero nos guste o no, hay que hablar de dinero. No podemos pensar que está por encima y no pensar en él. Los artistas, por mucho qeu quede bonito decirlo, no trabajan "por amor al arte", es su trabajo, y de él tienen que comer y vivir. Y al igual que los artistas, todos los profesionales que nos dedicamos a esto, como a cualquier otra cosa en este mundo. Hay que crear una cultura buena, y que todo el mundo tenga acceso, pero hay que ser consiciente de que necesita una financiación (no subvenciones), que todo el mundo necesita dinero para vivir, y que todo cuesta dinero. Como decía @via_uscita el teatro cuesta dinero, y parece normal. El derecho de acceso no tiene nada que ver con el derecho de gratuidad, y aquí muchas veces se confunde. En la constitución también se dice que todo el mundo tiene derecho a un hogar, y no se regalan las casas, se dan unas viviendas de protección social a los más necesitados, pero no se regalan a todo el mundo. Aquí debe ser igual, todo el mundo tiene que poder acceder a la cultura pero no por ello debe ser gratis y no debe importar lo que cueste o deje de costar. porque además, nos guste o no, las cosa gratis al final, no se valoran...

Via_di_uscita dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Agueda. Sobre ésto mismo se habló en #cultura18 en la primera quedada. Fue un poco lioso, pero sí, muchos defendimos esta postura. Por si le quieres echar un vistazo y participar http://cultura18.wordpress.com :)

Xabier dijo...

Y si el problema no fuera de inversión sino de estructuras desmesuradas, exposiciones sin interés y de centros publicos solo hechos a mayor gloria de...
El dinero público en general ha ido, en Cultura, como en tantas otras cosas, a parar en proyectos sin futuro.
Olvidémonos de él y mostremos calidad con honestidad.

Se ha producido un error en este gadget.